RESUCITA HOMBRE A DOS DIAS DE SER SEPULTADO.

Curiosidades 2016-06-11 444
hombre resucita

Adrián  Sepúlveda, un ganadero de  un apartado paraje de la costera  ciudad de nagua, falleció de una forma muy in-usual, al inicio del invierno del año 2015. El terrateniente y ganadero inicio una etapa de silencio seguida de un estado de quietud el cual se agravo de forma tal, que no movía ninguna parte de su cuerpo ni siquiera para llevar los alimentos a la boca.

Toda su familia estaba  muy preocupada. Lo presentaron a los mas famosos especialistas neurólogos para obtener un diagnostico. Su hija menor, estudiante principiante de medicina ofrecía la versión  de que se trataba del   denominado mal de alsaimer, pero resulto que luego de todos los análisis y estudios médicos,  que Adrián Sepúlveda no padecía de ninguna enfermedad, empero, cada día mantenía su estado de silencio y quietud.

Resulto, que tras haber transcurridos tres largos y tortuosos años de sufrimiento tanto de Adrian Sepulvedad como de sus parientes, definitivamente pareció haber muerto el día 27 de  enero del año 2016. Su fallecimiento fue muy extraño, pues observadores indican que a la hora de la partida de su espíritu no se sintió ningún sonido articulado ni movimiento alguno por parte del moribundo, mientras si  produjo un fuerte sudor, el cual si bien se redujo luego de haber sido considerado muerto,  nunca ceso.

El muerto no fue bañado como es de  costumbre y fue enterrado con la  misma ropa  que  vestía al morir, pues esta era petición  reiterada del muerto durante su vida, para que nadie le viera desnudo.

Algo extraño ocurrió la noche del primer novenario, o sea, la noche del primer rezo, pues el altar que es colocado para escenario de las oraciones se estremeció y hubo una estampida de cuanto estuvieron alrededor del escenario religioso. Todos cayeron  de rodilla  fuera de la habitación donde rezaban, pidieron misericordia al altísimo. Fue de gran sorpresa para los que estaban fuera en juego de domino y otras actividades, quienes al indagar sobre lo ocurrido indicaron que no hubo ningún movimiento  de tierra.

Durante el día siguiente continuaron ocurriendo cosas extrañas, lo cual llego a oído de Doña Idalia, una anciana de unos setenta y mas años de quien se decía tener poderes espirituales. A las 2: 00 p.m del segundo día de entierro, se presento la anciana a la casa del supuesto muerto y reunió a la familia, a la cual le dijo- Adriancito no ha muerto, esta vivo, sáquenlo urgente  y tráiganlo a su cama mientras voy a mi altar a  consultar con los espíritus buenos del mas allá, para que  aclaren lo ocurrido e indiquen como proceder.

Don Sebastián, padrino de tres de los hijos de Adrián fue el primero en salir hacia el cementerio y tras èl todos los familiares, quienes quedaron sorprendidos al ver que la tumba estaba removida como si una fuerza hubiera incidido de abajo hacia arriba. Rápidamente sacaron el Ataúd, lo llevaron a la casa, lo colocaron frente al altar, lo abrieron y colocaron el cuerpo nuevamente en su cama.

A  eso de las 6:00 p.m regreso la curiosa quien dijo-El  no está muerto, lo que ocurrió fue que un haitiano que era su ordenador  del ganado, al cual Adrián le dio una golpiza por echar agua a la leche para reponer varios litros que el sustraía, fue a Haití y usando una ropa vieja que Adrián había dejado en el ordeñadero, lo vendió en aquel país, su espíritu esta  en transe – desde que dejo de hablar. La operación no ha podido completarse por la fe cristiana de Adriancito. Tampoco yo puedo regresar su alma al cuerpo, pues para ello se necesitan actos de cristiandad no de hechicería, por la fe cristiana de Adriancito. Traigan sacerdotes y ministros cristianos, para hagan en su presencia cultos de liberación y así su alma volverá a su lugar.

La familia procedió según lo indicado, trajeron curas  y pastores y rindieron cultos y plegarias al todo poderoso- Fue al tercer día de cultos y oraciones, cuando en un momento que los presentes tomaban el café, cuando don Adrián abrió los ojos. Allí hubo gran algarabía, pero para narrar lo posteriormente ocurrido, se necesita de un pequeño libro.

 
Loading...
Comments